Vuelta a la normalidad en las visitas al oftalmólogo

Si está planeando una visita a su oftalmólogo para un examen ocular de rutina o de urgencia, es normal que tenga dudas sobre si realizarla o no durante la pandemia del coronavirus (COVID-19). Sin embargo puede estar completamente tranquilo pues los oftalmólogos, al igual que todos los profesionales en medicina, practican normas estrictas de higiene y desinfección para evitar contagios.

La limitación de contacto físico entre las personas es clave para ayudar a reducir la diseminación del coronavirus. Los síntomas, tales como fiebre, tos y falta de aire, pueden aparecer entre 2 y 14 días después de que la persona haya tenido exposición al virus. Las pacientes con infecciones severas pueden desarrollar neumonía y hasta morir de esta enfermedad pulmonar.

A medida que las clínicas oftalmológicas comienzan gradualmente a programar visitas presenciales, los oftalmólogos protegerán la salud del paciente adoptando una serie de medidas. En la clínica notará una serie de cambios en los procedimientos de los exámenes oculares con respecto a visitas anteriores a la pandemia:

  • Uso obligatorio de mascarillas.
  • Desinfección de las manos con solución hidroalcohólica.
  • Mantenimiento en todo momento de la distancia de seguridad.
  • Restricción del número de pacientes para evitar aglomeraciones.
  • Evitar asistir acompañado si no es necesario.
  • En determinados casos el personal de la clínica puede tomarle la temperatura para asegurarse de que usted no tenga fiebre.
  • Su oftalmólogo utilizará mascarilla, guantes y otros artilugios de protección.
  • Los instrumentos estarán protegidos por pantallas y se realizarán labores de limpieza e higiene después del examen.
  • Si usted llega a la clínica con síntomas de enfermedad su oftalmólogo puede instruirle que regrese a casa o se ponga en contacto con un servicio de urgencias.

El coronavirus puede diseminarse a través de los ojos, de igual manera que lo hace a través de su boca o la nariz. Cuando alguien con coronavirus tose, estornuda o habla, partículas del virus pueden dispersarse en forma de aerosol desde la boca o nariz hacia la cara de otra persona. Es muy posible que esa persona inhale estas pequeñísimas gotas (gotículas) a través de su boca o nariz, pero también pueden entrar al organismo al ponerse en contacto con los ojos.

Existe la posibilidad de que el coronavirus cause una infección ocular (conjuntivitis), situación que no es común. Si esto sucede, no se alarme, comuníquese con su oftalmólogo y siga sus instrucciones. Tenga en cuenta que si la conjuntivitis es causada por un virus o bacteria, puede diseminarse si alguien toca la secreción pegajosa o acuosa de sus ojos, o si tocan objetos que hayan sido contaminados con dicha secreción.

Lave sus manos y utilice una solución hidroalcohólica con frecuencia. No comparta toallas, contenedores de líquidos o utensilios con otras personas. Proteja sus ojos al igual que sus manos, nariz y boca, ya que es una de las formas de desacelerar la diseminación del coronavirus.

Dr. Gustavo Vincent Pérez.

Cedilás Oftalmología

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR